Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, obtener estadísticas y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click en "leer más"

×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 665
Imprimir
Publicado: 12 Julio 2015
Visto: 1755

dia12_1
dia12_2
dia12_3
dia12_4
dia12_5
dia12_6
dia12_7
dia12_8
dia12_9
dia12_91
dia12_92
dia12_93
dia12_94
dia12_95
dia12_96

¡Por fin llegó el día de la excursión a Dublín!

Aunque los alumnos del grupo 2 y el grupo 3 habían pasado una semana asistiendo a clases en el Trinity College, la verdad es que no habían podido visitarlo ni disfrutar de la visión de sus lugares históricos. Además, aprendimos muchas anécdotas gracias a nuestra guía, Wendy.

Así, precisamente por el Trinity College comenzó el día en Dublín... un día en el que en ocasiones, el acento español era el dominante por la céntrica Grafton Street

Después de salir, nos dirigimos hacia el río Diffey y cruzamos el puentre O'Connell, un lugar histórico donde se produjo uno de los acontecimiento más importantes tras la sublevación de 1916: la proclamación de la República de Irlanda.

El río separa la parte antigua de la ciudad de la parte moderna. Tras andar unos cientos de metros por la parte moderna, volvimos a la parte antigua cruzando el Ha'penny Bridge, literalmente: el puento del medio penique. Se le llama así porque fue el primer puente peatonal de Dublín y se cobraba un peaje para cruzarlo: medio penique. 

Tras cruzar el puente (más de 13.000 personas lo cruzan cada día), llegamos a la bonita zona del Temple Bar, la más transitada de Dublín tras las 16:00 o las 17:00. En cualquier calle podemos encontrar típicos pubs que bien merecen pararnos y echarnos unas fotos delante de ellos. ¡Nuestros chicos así lo hicieron!

Cruzando el Temple Bar, nuestra siguiente parada fue el Castillo de Dublín. Fue en su patio interior, precisamente, donde se inició al revuelta de 1916 que comentaba anteriormente. 

Se aproximaba la hora del almuerzo y amenazaba lluvia, pero no nos podíamos ir de Dublín sin visitar dos de sus iglesias más importantes: Christ Church y St. Patricks Cathedral. En los exteriores de la catedral del santo patrón de Irlanda almorzamos... e incluso disfrutamos de la compañía de un simpático matrimonio mexicano, de viaje turístico por Europa. ¡Incluso amenizaron el lunch con algunos trucos de magia!

Ya sólo quedaba el momento más esperado por todos: ¡las compras! Un par de horas les parecía poco... y es que Stephen Green's Shopping Centre y Grafton Street dan mucho juego para comprar casi cualquier cosa que necesites... 

Por último, justo antes de coger el autobús de vuelta a Bray, una rápida visita por el Museo de Historia Natural de Dublín ponía el punto final a la jornada... con ciertas caras tristes. Ya se habían hecho las compras, sí... pero el viaje se acaba. Y mucho me temo que "la semana más" que piden la gran mayoría de los chicos no va a ser posible...

primi sui motori con e-max