Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, obtener estadísticas y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click en "leer más"

Imprimir
Javier Delgado
Publicado: 18 Junio 2016
Visto: 5231

El mejor regalo que la vida nos hace es compartir ratos de felicidad y afecto. Y eso es lo que ocurrió el pasado viernes 17 entre nosotros en el Acto de Graduación de los alumnos de 4º de ESO. También 17 son las promociones de alumnos de Secundaria que han concluido sus estudios con nosotros, que han compartido estos primeros años de su vida que nunca podrán olvidar. Y los profesores, que seguimos de cerca a cada uno de ellos, nos encontramos de nuevo con el vacío que dejan entre nosotros, un vacío irreemplazable, porque todos, individualmente, han significado nuestra entrega, sacrificio y preocupación durante estos años. El mensaje ha sido captado, la memoria se completa con una promoción más, que vivirá según quieran, pero influenciados por el carisma Vedruna. “Yo estudié en las Carmelitas”, con orgullo, con alegría, serán probablemente sus palabras en un futuro que ya es presente. Gracias a todas las familias que habéis querido compartir con nosotros esta peculiar y cercana forma de educar.

graduacionXVII 7

primi sui motori con e-max